Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes sobre cirugía del Dr. Vila Moriente

Estas son algunas de las preguntas que se hacen los pacientes antes de acudir a una consulta médica con su cirujano plástico.

Información general

¿La primera consulta es gratuita?

No. La primera consulta con el cirujano no es gratuita, dura casi 1 hora y en ocasiones más. Es un momento decisivo en el que se explican las opciones quirúrgicas para su caso particular, lo que se puede conseguir con ellas y los pros y contras de cada una. La información que usted adquiere es el resultado de años de experiencia, formación, estudios y asistencia a cursos, congresos y reuniones científicas.

¿Por qué en otros centros la consulta es gratuita?

Varios motivos:

  • 1. Cuando la información la da un/una comercial pero no el cirujano que la va a operar.
  • 2. Cuando el cirujano trabaja para una clínica u hospital y acata la política de consulta gratuita.
  • 3. Cuando el cirujano considera que regalar la consulta es una opción comercial válida.

Las opciones 2 y 3 son perfectamente admisibles aunque la propia SECPRE, la FILAPC y los standares de calidad internacionales recomiendan que la consulta médica debe tener un coste.

¿También hay que pagar las consultas postoperatorias y revisiones?

No. Solo se paga la primera. El resto de consultas y revisiones de la zona operada se incluyen en el presupuesto de la intervención.

¿Es conveniente ir acompañada a la consulta?

Sí. La información que se da en las consultas es fundamental para que usted tome libremente la decisión de operarse o no. La pérdida de algún detalle de lo que se habla puede hacer que algún aspecto del postoperatorio o del resultado no se corresponda con lo que usted recordaba. La presencia de una persona de su confianza hará que ambos escuchen la explicación, vean las fotos ilustrativas y puedan comentar lo escuchado. Lo que no es recomendable es acudir a la consulta con niños pequeños por la falta de concentración de la madre o el padre que suele suponer su presencia.

¿Se ofrece financiación?

No se ofrece financiación de las intervenciones pero se pueden efectuar los pagos con tarjeta de crédito en la consulta de Santiago de Compostela. Obviamente tampoco hay descuentos, ofertas ni promociones comerciales.

¿Trabajan para o con compañías de seguros médicos?

No. No figuramos en ningún cuadro médico de seguros privados ni tenemos convenios con ellos. Cada paciente abonará los servicios prestados.

Si sufro alguna complicación, ¿puede variar el presupuesto inicial?

Sí. Ninguna cirugía está exenta de complicaciones. La aparición de éstas puede suponerle un desembolso económico añadido si genera gastos de hospital o material utilizado para resolver la situación. El Dr. Vila Moriente no le cobrará cantidad alguna por su labor en el tratamiento de estas complicaciones.

¿Por qué los presupuestos son aproximados y no hay un precio cerrado?

El precio de una intervención quirúrgica es la suma de los honorarios del cirujano, equipo quirúrgico, material protésico (prótesis de mama), material ortopédico (fajas, bandas torácicas) así como los gastos de hospital. Los honorarios del cirujano y equipo dependen del tipo de operación, riesgo de complicaciones y gravedad de las mismas, precisión requerida, duración de la cirugía, etc. y suelen tener una tarifa determinada. Por otra parte, el uso de instalaciones hospitalarias conlleva una serie de gastos que incluyen el tiempo de quirófano, anestesista, tipo de anestesia, duración de la anestesia, medicamentos anestésicos, medicamentos y material de quirófano, personal de enfermería de quirófanos, sala de despertar y observación inmediata, ingreso hospitalario y días de ingreso, medicación de planta (en la habitación), etc. Estos gastos no son iguales para todo el mundo así que no se sabe el precio exacto hasta que se termina la estancia en el hospital. El cirujano le dará un rango de precios en los que se mueve la intervención solicitada con la mayor precisión posible pero nunca un precio cerrado.

Con respecto a la familia ¿es importante la función del acompañante del paciente?

Sí. Es importante tener el consenso favorable de la familia del paciente o los amigos, para que lo acompañen adecuadamente; de lo contrario no compartirán la alegría de un buen resultado ni lo apoyarán en el caso de que surgiera alguna complicación. También hay mucho envidioso y mucha envidiosa incluso entre los más allegados que van a ver defectos por todas partes pero ese es otro tema.

Las intervenciones y los postoperatorios

¿Las intervenciones son dolorosas?

Depende de la intervención y de la persona. Las intervenciones más molestas son el aumento de pecho submuscular y la abdominoplastia. Aparte de estas dos, la liposucción provoca molestias al moverse y caminar por los hematomas e hinchazón y ser zonas amplias. La reducción de pecho tiene muy pocas molestias por no decir ninguna. La rinoplastia es incómoda por los taponamientos pero no dolorosa. La blefaroplastia completa es incómoda por el vendaje ocular 12 horas y la otoplastia por el vendaje en "casco de motorista" durante 48-72 horas.

¿Qué recomendaciones le daría a una persona que está planteándose pasar por el quirófano para mejorar su aspecto?

Lo primero que le diría es que ese pasar por el quirófano no es un paseo, la cirugía estética es una disciplina quirúrgica en la que se realizan intervenciones dentro de un quirófano, y con las mismas complicaciones que puede tener cualquier otra cirugía. Por eso es tan importante ser rigurosos en la elección del cirujano que nos va a operar. Debemos asegurarnos de que es un cirujano con prestigio reconocido y perteneciente a la SECPRE. Después la recomendación es que se tome en serio el postoperatorio, ya que como dijimos antes, el tratamiento no se termina al salir del quirófano, si no que hay una serie de cuidados que el paciente debe llevar a cabo para asegurar el éxito de esa intervención.

¿Qué debo hacer en el postoperatorio?

Portarse bien. El cuerpo necesita un período para habituarse a la operación a la que ha sido sometido y recuperarse. El reposo es fundamental y la naturaleza no perdona. Afrontar una operación como si no pasara nada, intentando hacer vida normal, atendiendo a los hijos y la casa, acudiendo al trabajo, conduciendo, etc. está abocado a las complicaciones, problemas en la herida, hinchazón, hematomas y dolor más tiempo de lo esperado y en general el fracaso de la intervención. El cuerpo humano no entiende de compromisos familiares, laborales o sociales.

¿Cuales serían esos cuidados?

Los cuidados que se debe tener en un postoperatorio van, desde el reposo que le aconseje su cirujano, que es más importante de lo que la gente piensa, hasta la realización de masajes en la zona operada, drenajes linfáticos, o simplemente no tomar el sol, cuidar la alimentación o la aplicación de cremas cicatrizantes. En resumen, un poco de sentido común, habituales en una intevención. Va a tener menos problemas una paciente que pueda hacer reposo que otra con otra con complicaciones personales que no puede guardar ese reposo.

¿Una misma operación puede variar su resultado en función del postoperatorio?

Efectivamente, los resultados pueden variar de una persona a otra con la misma operación, ya que esto depende de factores genéticos o incluso de hábitos personales; como fumar que está generalmente contraindicado para las operaciones de estética, porque los fumadores tienen peor circulación en los tejidos y cicatrizan mal.

¿Hay diferencias entre hombre y mujeres, en lo que se refiere a los postoperatorios?

Generalmente los hombres son bastante metódicos y disciplinados, y las mujeres más resistentes. Esto último puede ser un problema, las mujeres “tiran del cuerpo” y a veces hacen lo que no deben.

¿Realizan tratamientos estéticos complementarios?

No. Sólo realizamos cirugía y tratamientos de relleno con ácido hialurónico en casos muy concretos. No se contemplan tratamientos de toxina botulínica, láser, radiofrecuencia, IPL, cavitación, tratamientos anticelulíticos o tratamientos de rejuvenecimiento no quirúrgico.

Los cirujanos

¿Qué formación se requiere para ser cirujano plástico en España?

Un buen cirujano plástico debe haber realizado la especialidad de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora en uno de los Hospitales públicos de la red nacional acreditados para impartir esa formación o tener una formación en el extranjero homologada por el Ministerio de Sanidad. Es decir, tener el título de Especialista, no vale un diploma de asistir a unas conferencias o a un máster de fin de semana. Si lo que busca el paciente es un cirujano plástico, claro.

¿Cuáles son las cualidades de un buen cirujano plástico?

Lo primero debe ser un médico capacitado para cuidar y proteger a su paciente, conociendo todas las posibles complicaciones de la especialidad. No se pueden dar garantías de resultados porque trabajamos con la Naturaleza pero si se deben dar garantías de que el paciente va a estar cuidado. También hay que ser muy meticuloso, con sentido estético.

¿Una regla de oro para la persona que esté pensando en someterse a una intervención de Cirugía Estética?

Por descontado hablar con el cirujano que te va a operar, ni un intermediario ni un comercial. Desconfiar del cirujano que ofrezca falsas promesas o resultados irreales al paciente. El que sabe lo que hace conoce los límites y fronteras de su especialidad. Al que no sabe todo le parece fácil. El paciente no debe tener miedo a hacer todo tipo de preguntas al especialista, ni dudar en hacer una primera consulta con dos o tres profesionales. Y para terminar, es vital que se asegure de que la intervención se va a realizar en un centro hospitalario perfectamente equipado, capaz de responder adecuadamente en caso de complicaciones.

¿Dónde están los límites de la cirugía estética?

El límite del tratamiento está en no prometer al paciente lo que no se puede hacer. Tenemos que estar bien seguros de haber captado lo que solicita el paciente y si el resultado va a ser el que quiere. En este campo, como todo en la vida, el límite está en no hacer a los demás lo que no quieras que hagan contigo. Hay que pensar que tenemos una persona delante. Pero como norma general los pacientes gallegos son muy sensatos. Es verdad que hay resultados estéticos extravagantes que corresponden a personas ya de por sí extravagantes y eso es lo que más sale en los medios de comunicación y daña la imagen de la cirugía estética. La mayoría de las personas quieren un arreglo, pero no quieren llamar la atención en la calle.

Los pacientes

¿Quiénes son buenos candidatos para estos procedimientos?

Las personas en buenas condiciones generales, cuya historia clínica demuestre un buen estado de salud. Si tienen enfermedades sistémicas (diabetes, hipertensión) pueden operarse, siempre y cuando estos problemas estén bien tratados y controlados. Lo ideal es que sean pacientes que entiendan qué quieren hacerse, que comprendan los riesgos que conlleva la cirugía, las ventajas y desventajas, las características de la recuperación y que sepan con certeza qué pueden esperar de una intervención.

Y a la inversa, ¿Quiénes no son buenos candidatos?

Aquellas personas cuyas expectativas en torno a la cirugía están equivocadas, es decir, aquellas que se operan con la esperanza de conseguir pareja o cambiar de trabajo, por ejemplo. Tampoco quienes esperan que el cirujano les deje la cara "igualita" al personaje de moda: actrices, actores, deportistas, nodelos... En general pacientes con problemas psicológicos que llevan a la obsesión e insatisfacción permanente, pues por bueno que sea el resultado de la cirugía nunca van a estar conformes.

¿Y cómo se alcanza el punto medio?

Lo fundamental es asegurarse de que el paciente encuentre el equilibrio entre lo que busca, lo que ve y lo que siente.

Cirugía de mamas

¿Cual es el procedimiento que se realiza con más frecuencia sobre el pecho femenino?

Sin duda desde un tiempo a esta parte la mamoplastia de aumento es el procedimiento más común, y consiste en la introducción de implantes en los senos. Para estas intervenciones, el material usado es la silicona que llevamos utilizando más de 40 años y conocemos sus características. Un detalle muy importante; las prótesis de silicona, llevan la silicona dentro de un envoltorio, no confundir con esas inyecciones clandestinas de silicona líquida que provocan necrosis, infecciones, granulomas, fístulas y en gran número de casos requieren extirpar el pecho.

¿Es una intervención larga? ¿Duele mucho? ¿Cuánto tiempo de baja se necesita?

La cirugía dura cerca de una hora. Aunque hay cierto dolor y molestia, como unas agujetas en el pecho, la paciente puede reincorporarse a sus actividades normales a los 15 días. Obviamente si tiene un trabajo que requiera esfuerzo físico, levantar pesos, mover cajas, etc hay que dejar por lo menos 20 días o 1 mes.

¿Los implantes de silicona pueden producir cáncer de mama?

En los estudios realizados se ha demostrado que no existe relación entre las prótesis de silicona y el cáncer de mama. El hecho de llevar implantes, tampoco afectan a la capacidad de lactar de una mujer, sólo en los abordajes areolares pueden lesionarse los conductos galactóforos durante el procedimiento. Por ello prefiero personalmente el abordaje submamario.

¿Por dónde se introduce el implante?

Para la colocación de los implantes de silicona existen dos formas principales: por el surco bajo el pecho con una incisión de 35-40 milímetros o por la areola-pezón. Entrando por el surco evitamos atravesar el tejido de la mama.

¿Cuando el problema es el exceso...?

En estos casos se practica una reducción mamaria o mamoplastia de reducción. Este procedimiento consiste en retirar el tejido sobrante, piel y mama, y ajustar la forma al nuevo volumen. Eso si, la intervención dura entre 3 y 4 horas.

¿Este caso no es puramente estético?

Esta intervención se realiza a pacientes por varias razones: cuando el tamaño excesivo afecta la autoestima de la mujer, cuando el peso provoca dolores de espalda o hay irritaciones cutáneas o incluso la aparición de hongos en los pliegues inframamarios consecuencia de la sudoración excesiva.

¿En este caso las cicatrices son grandes?

Es verdad. Si hay que extirpar piel y tejido mamario hay que cortar y eso siempre deja cicatriz. Las cicatrices son notorias hasta los seis u ocho meses pero con el paso del tiempo se hacen más blandas y claras. También hay cremas, láminas para las cicatrices, etc pero la cicatrización depende más de la calidad de la piel de la paciente que del trabajo del cirujano.

¿El postoperatorio es tan molesto como las prótesis?

No. En el aumento de pecho, las prótesis molestan porque se manipula el músculo pectoral, en las reducciones, aunque los cortes son mayores, se trabaja sólo con el tejido mamario. De todas formas tampoco se puede hacer esfuerzos con los brazos. Lo mejor es hacer un poco de reposo viendo la televisión o leyendo. A los 15 días ya se puede reincorporar a sus actividades normales dependiento del tipo de trabajo.

¿La elevación mamaria o pexia sería como una mezcla de las dos anteriores?

El mismo tamaño, pero mejor colocado...

Sí. Esta cirugía es la indicada para mujeres que si bien están conformes con el volumen de su pecho, éste está literalmente caído como consecuencia de la gravedad, los embarazos y la calidad de la piel de cada paciente. Suele hacerse a partir de los 35-40 años o cuando se han tenido los hijos.

¿Se levanta el pecho como en la reducción pero sólo se extirpa piel?

En efecto. La pexia o levantamiento básicamente consiste en reposicionar los tejidos y retirar la piel sobrante, previa evaluación, diagnóstico y cálculo exacto por parte del cirujano. En ocasiones, al mismo tiempo, se coloca una prótesis si la paciente, de paso, desea aumentar el tamaño. Al igual que las otras intervenciones, hay que hacer reposo y nada de esfuerzos en casa ni fuera de casa. La reincorporación laboral es la misma que en otras intervenciones sobre el pecho aunque si colocamos una prótesis hay que ser más cuidadosos con este tema.

¿Anestesia local o anestesia general?

Anestesia general, un día de ingreso y un buen hospital para realizar la intervención.

Abdominoplastias

¿La abdominoplastia es como una liposucción?

No, ni mucho menos. La liposucción es la extracción de la grasa pero sin tratar la flacidez cutánea. La abdominoplastia consiste en la extirpación del exceso de piel y grasa abdominal y en la corrección de la flacidez muscular. Esta situación de exceso de piel y relajación de la pared abdominal se suele dar en mujeres que han tenido varios embarazos. Con ella se consigue un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha. Además junto con la piel se extirpan las estrías de esa zona.

¿Se puede hacer entonces a mujeres que no hayan tenido hijos?

Sí. Esta intervención se realiza en mujeres que tienen gran laxitud cutánea o un faldón significativo por obesidad. De todas formas, el 90% de abdominoplastias las hago en mujeres que si han tenido hijos pues se suma la separación y flaccidez de la musculatura abdominal.

¿Se puede hacer justo después del parto?

No. La abdominoplastia se lleva a cabo una vez que ya no se van a tener más hijos. Lo recomendable es realizarla una vez pasada la fase de los embarazos, sean uno o varios. La intervención no contraindica el quedarse embarazada de nuevo. La piel y los músculos vuelven a dar de si en caso de un nuevo embarazo.

¿Es una intervención frecuente?

La abdominoplastia es una de las intervenciones más frecuentes en la cirugía plástica, reparadora y estética. Sobre todo en mujeres entre los 40 y 50 años, que se someten a esta intervención para mejorar esa zona de su anatomía que tras los embarazos no recuperó su situación normal.